How to write: el e-mail informal

email

Bienvenidos a una nueva entrada de Yentelman, el blog donde aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. Hoy abrimos con la primera entrada “oficial” de la sección de Writing, donde iremos explicando las mejores formas de escribir diversos tipos de texto y/o redacciones. En esta ocasión vamos a ver cómo elaborar un e-mail informal.

La literatura epistolar dio un importante paso adelante con la introducción de las llamadas “nuevas tecnologías” (Por qué siguen llamando así a tecnologías de hace 20 años es algo que se me escapa, pero bueno…). El correo electrónico o e-mail fue sustituyendo a las cartas de toda la vida (hasta el punto de que, si hoy en día recibimos una carta, nos asustamos, porque o es de hacienda, o del banco, o de tráfico… en fin, ya sabéis por dónde van los tiros), y se convirtió en una herramienta imprescindible en la comunicación. De hecho, ahora mismo estamos ya en un momento en que no falta quien afirma que el propio e-mail es una forma de comunicación abocada a la extinción. Aunque la forma de escribir cada e-mail dependerá de muchos factores, en general podemos seguir una serie de pautas básicas según estemos escribiendo un e-mail formal o informal.

Leer más

Yentelman en el blog de Tecomo Studios

tecomo studios

Según el diccionario Wordreference, una posible traducción de “autobombo” es blow your own trumpet. Esta adaptación recuerda sospechosamente (por el doble significado que tiene la palabra blow, y el juego que puede dar trumpet) a cierta frase del famoso Mr Wolf (más conocido en España como “Señor Lobo”), personaje muy popular de la película Pulp Fiction y que seguro que todos recordáis (y si no, pinchad en el enlace de hace unas cuantas palabras). Sin necesidad de llegar a los extremos planteados por el señor Lobo, las mentes pensantes de Tecomo Studios, programadores y desarrolladores de vuestro blog preferido, Yentelman, han “hablado de mi libro” en términos muy elogiosos en su propio blog, lo que como es normal, me llena de orgullo y satisfacción.

Leer más