Estilo directo e indirecto: cambios en los pronombres

estilo indirecto según Mordecai y Rigby

Bienvenidos a una nueva entrada de Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. Continuamos explicando el paso de estilo directo a indirecto y, para empezar, vamos a centrarnos en las oraciones enunciativas. Como adelantábamos en el post introductorio de la semana pasada, a la hora de pasar de directo a indirecto vamos a considerar principalmente tres tipos de oración: enunciativa, interrogativa e imperativa. Los cambios que se producen en la enunciativa en cuanto a los pronombres, palabras puntero (pointer words en inglés, aquellos términos que indican tiempo y lugar específicos) y, en menor medida, tiempos verbales, se aplicarán luego a los otros dos tipos de oración, aunque con diversas variantes que iremos explicando sobre la marcha.

Leer más

Las oraciones interrogativas

Interrogativas

Bienvenidos a una nueva entrega de Yentelman, el blog en el que aprenderás ingles y, si te descuidas, hasta español. Como complemento a las entradas de los verbos auxiliares, resulta necesario detenerse hoy a comentar las peculiaridades de las oraciones interrogativas directas en inglés. Con esto terminamos un nuevo arco argumental (parezco Robert Kirkman ya…) y os adelanto que, tras la Movie Quote of the Week de este sábado, tendréis un post tan Gloriously Fabulous, Ludicrously Definitive y Outrageously Luxurious que he tenido que dividirlo en dos, porque una sola entrada no era suficiente para contener tanta magnificencia. Pero de momento, vamos al grano:

Leer más

Pronombre personal sujeto y pronombre personal objeto

pronombre personal objeto y sujeto

Bienvenido a una nueva edición de Yentelman, el blog en el que aprenderás inglés y, si te descuidas, hasta español. Hoy vamos a explicar las diferencias de uso entre pronombre personal sujeto y pronombre personal objeto. Pero, para empezar, un par de disclaimers:

  1. El inglés es como el teórico del carnet de conducir, no existen ni el “sí, siempre” ni el “no, nunca”; siempre hay excepciones.
  2. Corolario al primer disclaimer: Si la primera regla del Club de la Lucha es que no se habla del Club de la Lucha, la primera regla del inglés es que no hay reglas. Y si las hay, nos remitimos al punto 1: tienes 100.000 excepciones que harán que esa regla no sirva de mucho. Sorry, mates.
Leer más