Reservations (II): Vuelos

vuelos

Bienvenidos de nuevo a Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. Continuamos para bingo con el uso del inglés para reservar un viaje al extranjero. Todavía no nos hemos metido en terreno demasiado pantanoso, pero estamos cerca. Si la semana anterior hablábamos de TripAdvisor y de la necesidad de tener una web generalista de referencia, hoy vamos a tratar, entre otros temas, la búsqueda de vuelos.

Antes de eso, y dentro del apartado de “investiga un poco antes de ir, que no se te van a caer los anillos”, es interesante ojear las páginas oficiales de turismo de cada región que vayas a visitar. Muchas de ellas ofrecen la posibilidad de descargarse mapas o folletos, e incluso a veces puedes solicitarlos por correo sin gasto alguno (been there, done that). También te dan la oportunidad de participar en sorteos periódicos, con la posibilidad de viajar gratis al país de destino como premio. Algunos ejemplos de páginas de este tipo, bien hechas y con interesantes newsletters que puedes recibir en tu correo cada cierto tiempo, son VisitLondon o VisitScotland. De todas formas, las páginas de turismo británicas (y aquí incluyo las distintas webs que promocionan Irlanda que, aunque ya se que no pertenece a Gran Bretaña, tiene a Irlanda del Norte que sí forma parte del Reino Unido. Qué follón, ¿eh?) suelen ser bastante buenas todas ellas.

Está clarísimo, ¿no?

Está clarísimo, ¿no?

Una vez que tengas claro dónde vas a ir y qué puedes esperar en tu destino, toca reservar los vuelos. Una buena opción para empezar es visitar la web del aeropuerto del sitio al que vas a viajar. Muchas líneas aéreas low cost viajan a aeropuertos poco conocidos o de menor tamaño y que quedan algo fuera de la ruta habitual. A cambio, el uso de estas aerolíneas puede suponer un importante ahorro para el viajero (aunque los vuelos low cost, donde te cobran hasta por respirar, ya no sean sinónimo de precios bajos siempre). Por ejemplo, de cara a viajar a Bélgica (otro sitio donde casi todo el mundo habla inglés, aunque no al mismo nivel que en Amsterdam, por ejemplo), lo primero que hice en su día fue visitar la web del aeropuerto de Charleroi, base donde aterriza el avión de Ryanair (sí, los pobres de provincias tenemos que morir al palo con los cuatro vuelos que tenga a bien fletar el Sr. O’Leary).

La versión irlandesa del "Me río en tu cara, payaso".

La versión irlandesa del “Me río en tu cara, payaso”.

En la web del aeropuerto puedes observar los vuelos, destinos, horarios y lo más importante, cómo salir de allí y llegar a donde realmente quieres ir (en mi caso era Brujas, pero por desgracia ahora no te queda otra que ir a Bruselas y coger tren desde allí a algún lugar más agradable. Sí, Bruselas es una ciudad fea, es lo que hay), que por lo general está a un gritón de kilómetros de donde has aterrizado. Aún recuerdo cuando al aeropuerto de ¿Gerona era? le llamaban “Barcelona Nord”, esos cabrones pícaros…

Representación libre de una base cualquiera de una aerolinea low cost tipo..

Representación libre de una base cualquiera de una aerolinea low cost tipo.

Si todavía no lo tienes muy claro y, como yo, te resistes a acudir a webs como Booking, Rumbo o la propia Expedia que mencionábamos en la entrada anterior,  puedes acudir a un buscador de vuelos. Muchos de ellos han comenzado últimamente a incluir las ofertas de estas aerolíneas de bajo coste que comentábamos arriba, lo cual amplía las posibilidades de búsqueda. Un par de buenas opciones son Kayak o SkyScanner, ambas disponibles en español. Y una vez tengas los billetes, ya sólo queda llegar a tiempo al aeropuerto y prepararte para pasar los controles de seguridad…

Por si acaso id preparándoos...

Tú ya has estado aquí antes, ¿verdad?

En la próxima entrada nos meteremos ya en harina, porque tocará buscar un hotel. Y, aunque la gran mayoría cuenta con la opción de reservar online, es importante saber distinguir entre los distintos tipos de habitación y de cama, así como contar con la posibilidad de que algún alojamiento no ofrezca esa opción de hacer la reserva online, algo habitual sobre todo si buscas alojarte en sitios más pequeños, íntimos o familiares, como Bed and Breakfasts o apartamentos. Eso por no mencionar la posibilidad de que tengas necesidades especiales que debas poner en conocimiento del staff del hotel.

Todo esto y mucho más en la próxima entrada del arco argumental. Hasta entonces, peace and love!

3 thoughts on “Reservations (II): Vuelos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website