5 consejos a tener en cuenta para ir de Erasmus a UK

Harry Potter Erasmus

Bienvenidos una semana más a Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. A raíz de la entrada de hace tres semanas, en la que os daba mis particulares consejos para aprender inglés, me dio por volver la vista atrás a los viajecillos que hice por tierras anglosajonas cuando era joven y no pude evitar volver mentalmente a mi época de estudiante Erasmus en Nottingham. Hoy, 20 años después, no creo que haya cambiado tanto la cosa, así que me voy a permitir dar unos cuantos consejos políticamente incorrectos para todos aquellos que estéis pensando en embarcaros en tamaña aventura.

A decir verdad, llevo unos días dándole vueltas a esta entrada y a cómo enfocarla, porque mis posteriores visitas a UK cambiaron bastante mi percepción inicial como Erasmus, pasando a un análisis de la vida y cultura británica más abierto y, supongo, más maduro. Algunas de las cosas a las que haré mención ya las comenté en su día en mi post sobre lo que no debéis hacer cuando viajéis a UK, pero es inevitable volver a tratarlas aquí. En fin, que voy a intentar combinar mis experiencias juveniles pasadas con el punto de vista “maduro” (ya, ya sé lo que estaréis pensando algunos…) actual. Y por eso, mi primer consejo para los futuros Erasmus es…

Aprovecha el tiempo

Seize the day Carpe Diem Dead Poets Society

Si hay una cosa de la que me arrepiento cuando pienso en mi etapa Erasmus es la de no haber aprovechado al máximo la experiencia que se me ofrecía. En este sentido, la falta de autocontrol en la que era mi primera experiencia completa fuera de casa de mis papis (los viajecitos de verano con los amigos no cuentan) hizo que pasara la mitad del tiempo borracho y la otra mitad recuperándome de la cogorza del día anterior. Si unimos a esto la aparente laxitud del sistema académico en comparación con el de aquí, no es de extrañar que me perdiera un porcentaje de clases que, a día de hoy, me parece excesivo. Siempre he defendido que una de las mejores formas de aprender inglés en origen es salir por ahí de pubs e interactuar con la fauna autóctona, pero cuando tienes la oportunidad única de formar parte de un sistema educativo totalmente diferente al tuyo propio (hoy en día, con la entrada del plan Bolonia, esas diferencias se han reducido ligeramente, pero en aquella época el sistema de enseñanza británico era totalmente novedoso con respecto al español), hay que aprovecharla.

Así que, futuros Erasmus, haced oídos sordos a vuestra faceta procrastinadora, y escuchad la voz de la experiencia: id a clase, aprovechad al máximo las oportunidades que se os ofrecen, que una vez que te pones no es tan difícil compatibilizar el estudio con la juerga, y no os arrepentiréis. Y dicho esto…

Carpe Diem

Carpe Diem club poetas muertos

Sí, otra vez.

No, no me repito, aunque lo parezca. En este caso tomo el Carpe Diem en sentido literal: aprovechad el momento. Como he dicho al final de mi consejo anterior, el estudio (o la asistencia a clases, que en UK muchas asignaturas no tienen componente examen) no tiene por qué estar reñido con la diversión, y la oportunidad de vivir en vuestras carnes la cultura anglosajona no tiene precio. Así que aquí insisto en lo que he dicho muchas veces: salid por ahí, de compras, de bares, de viaje… relacionándoos con los nativos es como de verdad váis a mejorar vuestra comprensión y vuestro manejo del inglés en general. Esto es fácilmente combinable con la asistencia a clases y seminars en la universidad: con un poco de suerte, haréis amigos y podréis tener gente afín con la que compartir actividades.

Importante: intentad pasar el menor tiempo posible con españoles. Yo no lo hice en su día, y es otra de las cosas de las que me arrepiento. Si bien guardo muy buen recuerdo de mis amigos hispanohablantes (y aún mantengo contacto con alguno), seguro que mi inglés se resintió de ese exceso de Spanish speaking. En resumen, disfrutad de todas las cosas que el modo de vida británico tiene para ofreceros, que no son pocas. Y no seáis negativos: sí, puede que las discotecas cierren todas a las 2 de la mañana (salvo en Londres, que como ya sabréis, es el peor sitio al que podéis ir para aprender inglés)… pero en cuanto hayáis salido un par de veces por ahí, os daréis cuenta de todas las ventajas que esto conlleva, creedme.

Arrasa con lo que veas, y generoso no seas

pirates of the caribbean take what you can

Los Erasmus, por norma general, solemos ir pelados de dinero: la cantidad asignada a dichas becas apenas llegaba en mis tiempos para pagar el viaje (hoy en día el precio de los vuelos a Reino Unido ha bajado muchísimo, eso sí), y eso cuando llegaban a abonarte la beca completa (en mi caso no lo hicieron). Muchos estudiantes optan por buscar un trabajo, lo que está muy bien, sobre todo si tu intención es quedarte más tiempo en las islas. En cualquier caso, siempre es buena cosa intentar obtener dinero de todas partes. En mi época, la picaresca española era tal que, según la leyenda, el único cartel en español que se podía ver en la cadena de supermercados Sainsbury’s decía: “NO ROBAR”. Dicho esto, no estoy animando a nadie a ejercer de Sánchez Gordillo, pero sí que es verdad que cuando estuve de Erasmus se intentaba sacar dinero de debajo de las piedras. El ahorro es una buena costumbre que deberéis adquirir a la hora de sobrevivir en UK durante esta etapa de vuestra vida, y seguro que encontráis buenas (y legales) maneras de conseguir dinero o bienes materiales extra a poco que os lo propongáis.

Servidor consiguió sacarse unas pocas libras haciendo de conejillo de indias para diversos experimentos en la Universidad (nada que incluyera productos químicos, no os preocupéis… se trataba de investigaciones relacionadas con la memoria y la retención), de vez en cuando me alimentaba de muestras gratuitas de las que reparten en los supermercados o en encuestas a pie de calle (“pruebe estos dos sandwiches de gambas y díganos cuál le gusta más”. En serio) y, como yo no fumaba, me llevaba de España el mayor número de paquetes de tabaco permitidos por la ley para luego revenderlos a mis compañeros de piso en Nottingham, ya que en aquellos tiempos el tabaco en Reino Unido costaba más del doble que en España. Además, encontramos creativas maneras de conseguir ropa de cama básica para nuestros pisos de estudiante (allí te dan la habitación con el colchón y tú te buscas la vida…) sin gastar un duro. Cada uno se las apañaba como podía, y seguro que hoy se sigue haciendo. Aunque lo mejor que podéis hacer para vivir bien una buena temporada es…

Preparad la maleta como dios manda

jamón, lomo, chorizo...

Nadie en su sano juicio se va a vivir al extranjero hoy en día sin llevarse la maleta bien repleta de productos alimenticios autóctonos: jamón, chorizo, lomo… incluso vino, son algunos de los alimentos que no pueden faltar en el equipaje de cualquier estudiante Erasmus que se precie. Si hace falta, es más barato comprarte la ropa en UK que pillar una maza de jamón de Teruel, y más sencillo también. Así que ya sabéis, la ropa es secundaria; el embutido, no. Otra opción es que vuestros padres os envíen viandas de forma esporádica por mensajería. Me consta que la otra mitad de Yentelman, nuestro querido coder afincado en Rotterdam (ya, ya sé que no es UK, pero para el caso, patatas) Víktor Moreno, recibe torreznos de Soria de contrabando con cierta asiduidad. Y hablando de lo que hay que llevarse a UK…

No olvidéis el “Erasmus Survival Kit

erasmus survival kit

Durante mi estancia Erasmus en Nottingham, uno de los regalos de cumpleaños más celebrados por el personal era el autodenominado Erasmus Survival Kit, una caja de cartón cutre que contenía los siguientes elementos:

  • Un paquete de tabaco, preferentemente Marlboro o Camel.
  • Un pack de tres condones
  • Una lata de calamares en su tinta
  • Un paquetito de jamón envasado al vacío
  • Una petaca de whisky

Hace 20 años, el tabaco en UK era, como ya he comentado antes, un lujo inasumible para la economía del Erasmus medio; el paquete de condones era una necesidad para cualquiera, no en vano el nombre extraoficial de la beca de marras es “Orgasmus“; la lata de calamares… hasta que no estás allí, no te das cuenta de a), lo mucho que echas de menos los calamares; y b), lo imposible que es encontrar una lata en UK. No se si esto habrá cambiado mucho, pero hace 20 años era así. Del jamón ya he hablado antes, con la diferencia de que entonces era incluso más complicado encontrar jamón serrano en Inglaterra, e incluso en los escasos establecimientos gourmet que podía haber en un sitio como Nottingham, a lo más que llegabas era a que te intentaran vender jamón El Pozo a precio de 5 Jotas, tirando por lo bajo. Finalmente, la petaca de whisky obedece a lo caras que eran (y siguen siendo) las bebidas alcohólicas en Reino Unido: debido a esto empecé a aficionarme a la cerveza (que no me gustaba nada cuando fui allí por primera vez), porque una pinta era lo único que estaba a un precio asequible. Las petacas de 20 cls. de blended whisky de gama media-baja, tipo Teacher’s, eran bastante populares ya que, aunque caras, eran más asequibles que comprarte una botella grande del equivalente local al John Cor a precio de Chivas Regal.

Si el John Cor original levantara la cabeza...

Para que nadie se lo compre por error…

Se me han quedado bastantes cosas en el tintero, que probablemente añada en una entrada posterior; también me he limitado a pasar de puntillas por algunas cuestiones que, por diversos motivos, no he creído oportuno incluir aquí, pero que estaré encantado de detallar si así lo solicitáis. Para terminar, os agradeceré que compartáis con nosotros vuestras propias experiencias como Erasmus, ya que 20 años es mucho tiempo y estoy seguro de que habrán cambiado muchas cosas importantes, como por ejemplo… ¿ya se pueden encontrar latas de calamares en los Tescos? ¿Las discotecas siguen cerrando a las dos? Contádnoslo todo en los comentarios, en nuestro Facebook, en nuestro Twitter o en nuestro perfil de Bloguers.net.

2 thoughts on “5 consejos a tener en cuenta para ir de Erasmus a UK

    • ¡De nada! Es una experiencia única, te va a encantar, seguro… y Don’t be scared, homie!
      Si has de hacer caso a alguno de los consejos, los dos primeros (que se pueden fusionar en uno sólo) y el del embutido 🙂

      ¡Gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website