En traducción, el contexto lo es todo

el contexto lo es todo

Bienvenidos a una nueva entrada de Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. La verdad es que no tenía pensado salirme de mi calendario habitual y escribir una entrada hoy, pero a veces te das de bruces con ella casi sin querer, y hoy ha sido uno de esos días. Debido a mi pasado como PUA aficionado, estoy suscrito a la Newsletter de LoveSystems, hoy en día más por echarme unas risas que por otra cosa y porque, aunque no os lo creáis, las estrategias de estos autodenominados «maestros de la seducción» son bastante útiles en muchas circunstancias de la vida que nada tienen que ver con llevarse a alguien al catre.

El caso es que leyendo la newsletter de hoy, en la que el autor (Savoy, dueño de la empresa tras una dura batalla con el pionero Mystery) habla del día de San Valentín, he visto una frase que me ha llamado la atención:

Skip the inside jokes and focus on things her girlfriends will be jealous of, like flowers, a stuffed animal, or chocolate.

Algún día os explicaré cómo y de qué manera los escritos de la PUA Community me han servido para practicar y mejorar mi inglés, además de ampliar vocabulario… pero en este caso me ha gustado esta frase por el potencial que tiene a la hora de ejemplificar una de las máximas que más repito a mis alumnos cuando me preguntan qué significa tal palabra, o cómo se traduce tal cosa: además de «no soy un diccionario con patas», lo que más les digo es «en traducción, el contexto lo es todo».

Totally NOT me.

Totally NOT me.

Porque, vamos a ver… Si yo cojo a algún alumno al azar y le pregunto qué significa stuffed animal, o incluso si me lo preguntaran a mí, de primeras diría que es «animal disecado»… Y ahora, pongámonos en situación: estamos ante un texto que habla de San Valentín, escrito por alguien que pretende enseñarnos cómo ligar, y hablamos de regalos que hacerle a una chavala… ¿¿De verdad creéis que un animal disecado es un regalo adecuado para vuestra novia?? Que no digo que si ella es taxidermista, pues a lo mejor… pero normalmente a las chicas les gustan los animales vivitos y coleando, gracias.

Hola, estoy aqui para aparecer en vuestras pesadillas.

Hola, estoy aquí para aparecer en vuestras peores pesadillas.

¿Qué es, pues, un stuffed animal en este caso? Sin necesidad de mirar al diccionario, el lector avezado ya debería haber colegido por el contexto que estamos hablando de un peluche. Pero… ¿peluche no era algo así como plush toy o cuddly toy? Sí, también… pero a estas alturas, todos deberíais saber que en inglés, como en cualquier idioma, hay varias palabras para expresar una misma idea. Stuffed animal es, además, un término de inglés norteamericano, con lo que también es posible que el estudiante promedio, a quien a lo largo de su vida académica se le ha metido exclusivamente el British English por el gaznate como si no existiera otro, no conozca esa expresión. En cualquier caso, observad de qué manera esta palabra (compuesta) cambia su significado (y sus posibles connotaciones) en un contexto y en otro.

No es la única palabra en esta frase que puede traer problemas por este motivo. Justo a continuación, aparece el término chocolate. Y si es probable que el 50% de los alumnos acertaran la del peluche, aunque sólo fuera porque al buscar stuffed en el diccionario les saldría la palabra compuesta (aunque seguramente se quedarían con la del bicho disecado al ser la primera opción que aparece, como ya he comentado alguna vez), estoy casi seguro de que el 95% fallarían la de chocolate (nota: las estadísticas me las voy inventando sobre la marcha). ¿Por qué? Coño, si esta es fácil… chocolate es chocolate, aquí y en la China popular, ¿no?

No.

Claro que chocolate puede ser esto:

chocolate

o esto:

liquid chocolate

o incluso esto:

hot chocolate

Pero, de nuevo, pongámonos en contexto. Recordad, San Valentín, regalos, ligue, bla, bla bla…

¿No creéis que, lo más probable, es que esté refiriéndose a esto?

chocolates

Vale, a estas alturas ya me ha entrado hambre…

¿Véis? El problema aquí viene de que, al ser una palabra que se escribe igual en inglés y en español, nadie se molestará en buscarla en el diccionario. Así, serán muy pocos los que se den cuenta de que, tradicionalmente, lo que se regala a la chica que os gusta es, en el orden en el que aparecen en la frase objeto de estudio: «flores, un peluche y bombones».

En resumidas cuentas, guys and gals, no os fiéis de una palabra que creéis conocer, y nunca, nunca, traduzcáis palabra por palabra: fijáos siempre en todo lo que acompaña a esos términos que estáis adaptando y asimilad bien el tono del texto, el tema del que se habla, el momento y el lugar al que se hace referencia…en fin: el contexto. Y obrad en consecuencia.

One thought on “En traducción, el contexto lo es todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website