Karate English: entrevista con José Pallás

Karate English logo

UPDATE 2017: El amigo José, tras esta entrevista y un tiempo de soledad y meditación buscando el Loto Azul en alguna montaña del Tíbet, decidió con buen criterio mejorar su SEO y desprenderse de su antigua marca para convertirse en Karate English, un nombre en mi opinión mucho más adecuado para aquello a lo que se dedica el blog: la enseñanza del inglés. No os perdáis su excelente método.

Bienvenidos a una nueva edición de Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés u, si os descuidáis, hasta español. Hoy hacemos una pequeña pausa entre los posts de nuestro guest blogger Óscar Carreras para presentaros un recurso que seguro será interesante para todos mis lectores habituales. Se trata del blog de inglés Le Petit Espagnol (sí, lo sé… un blog de inglés con nombre francés y autor español, muy wtf todo), en el que su creador, el periodista José Pallás, enseña inglés siguiendo un método propio que él ha denominado Karate English. Como tenía mucha curiosidad por saber más cosas acerca del blog, de su nombre y de este método, decidí que fuera él mismo quien nos lo contara todo, retomando para ello el formato de entrevista que tan buenos ratos nos hizo pasar a las dos mitades de Yentelman en su día. Este es el resultado:

Yentelman: Buenas, señor Pallás… ¿O tendría que llamarle señor Petit? ¿Señor Espagnol? ¿Señor Petit Espagnol?

Karate English: Nos podemos tutear, Yentelman; además no tengo mucho de señor ni de monsieur. La verdad es que Petit Espagnol es mi manera de llevar el sentimiento de dejar atrás tu barrio y empezar de cero en un lugar completamente diferente.

Y: Bueno, háblanos un poco de ti para empezar… ¿Cuál es la historia de tu vida?

P.E.: Pronuncio “Madriz”, así que no puedo ocultar que soy madrileño; estudié Periodismo en la Complutense y todo iba bien hasta que nos explotó en la cara la crisis-estafa-bomba del terrorismo financiero. No encontré mejor manera de reducir la prima de riesgo española que meter todo mi universo en una maleta y viajar por el mundo.

Que nooooo... ¿o sí?

Que nooooo… ¿o sí?

Y: ¿Cómo y por qué decidiste crear un blog de inglés?

P.E.: Siempre que averiguo cómo se hace una cosa, corro a contárselo al primero que pillo distraído, aunque no quiera saberlo. Soy tan pesado que incluso conseguí que mi abuela use un teléfono inalámbrico. Excusez moi, Yentelman, voy al grano; el blog lo abrí para comunicarme con los alumnos más allá de la típica clase en la que olvidas todo en cuanto sales por la puerta. Como si fuera un update de todas las dudas que me iban planteando. Luego se me fue de las manos.

Y: Vamos a por la pregunta que tengo en mente desde que conocí tu blog. ¿Por qué “Le Petit Espagnol”? ¿No crees que, siendo un blog de inglés, puede llevar a engaño tener un nombre en francés?

P.E.: Totalmente de acuerdo, Yentelman; me estoy haciendo “antiposicionamiento” sin querer queriendo. Supongo que es el problema de hacer las cosas sobre la marcha, coges la mochila, el blog y ya veremos después dónde acabas. La idea inicial y que aún mantengo en la cabeza es publicar contenido que sirva de punto de encuentro entre el inglés, el francés y el español.

"Saben aquél que dice que van un inglés, un francés y un español..."

“Saben aquél que dice que van un inglés, un francés y un español…”

Y: Eso estaría bien. Algún día me decidiré yo a escribir una versión en inglés de  Yentelman, pero a este paso… Volviendo al tema, en tu web has desarrollado un método al que llamas “Karate English”… ¿es porque el aprendizaje de inglés implica llevarte ostias golpes como panes? ¿Por qué te decidiste a llamar así a tu método?

P.E.: Si alguien te toca un pelo, Yentelman, me avisas y le trolleamos. En realidad, el método es más defensivo que agresivo. Le di una vuelta de tortilla a cómo hacer divertido estudiar inglés, algo que tanta gente odia (y no entiendo por qué, con lo que mola). Aproveché la confusión generalizada con los niveles de inglés y traté de ofrecer un viaje con sentido común por el idioma. Recurrí a los colores de los cinturones del Karate para que nadie se sintiera perdido con su nivel. Al escribir, pienso en alguien que tiene una base de inglés, que le suena de algo pero que no sabe por donde coger el idioma. En definitiva, KARATE ENGLISH sirve para aprender a defenderte en un mundo que habla inglés.

 

Karate English

Lo llama Karate English porque “¿Y mi kimono? ¡Kia!” ya estaba pillado.

Y: Qué gran verdad lo del follón con los niveles de inglés. Pero, que me quede claro… ¿Karate sabes o no?

P.E.:

Y: Vale, vale…¿Y qué me dices del “100% libre, 0% papel”? Se supone que un blog online siempre será 0% papel, ¿no?; ¿por qué pones énfasis en esto?

P.E.: 100% libre por no decir que todo es gratis y que es mi humilde aportación para todos aquellos que han tenido la gran iniciativa de ser autodidactas y estudiar por su cuenta. Lo del 0% papel, además de tener su rollo ecologista, tiene que ver también con la decisión de no hacer ni una sola fotocopia más como profe. A partir de esta epifanía digital, comencé a crear mi propio contenido para subirlo a la red, et voilà, el origen de Le Petit Espagnol.

Y: Muy bueno lo de “ni una fotocopia más”, debería aplicarme el cuento, pero siempre acabo cayendo. Cambiando de tercio, te voy a decir una cosa que tal vez no te guste, pero… me cuesta encontrarte en Google. Si pongo “Petit Espagnol”, lo primero que me sale es un diccionario de francés que me traduce los términos; y el blog en sí no aparece hasta la segunda página. Ya sabes eso que se dice de esconder un cadáver en la segunda página de resultados de Google y tal, ¿no?

P.E.: Y tienes toda la razón, Yentelman. Tengo un desastre montado en Google del que no sé muy bien cómo voy a salir…

You could always ask these guys

You could always ask these guys…

Y: Siguiendo por el mismo camino, ¿tienes pensado aumentar tu presencia en redes? Te echo de menos en Twitter, por ejemplo.

P.E.: Me compré como excusa una teoría de blogging que mantiene que las cuentas en redes sociales se llevan los posibles comentarios que pueden llegar a tu blog. Pero tranquilo Yentelman, si me hago youtuber me verás hasta en la sopa.

Y: Me suena que esa teoría la he leído yo también, pero por otra parte los comentarios en redes, al menos para mí, también son más que bienvenidos. En fin, to each his own, que se dice :p Ya para terminar, cuéntanos un poco lo que nos espera a los lectores de Le Petit Espagnol; ¿cuáles son tus planes de futuro? ¿Algún consejo que dar a los alumnos o a futuros profesores de inglés?

P.E.: Pues me han entrado ganas de ser Youtuber, especializado en sintaxis, lo más… Sobre todo espero no faltar a la cita de los miércoles con nuevo contenido, hecho con amor como te diría mi abuela desde su teléfono inalámbrico.

¡¡¡Youtuber no, por Dios!!!

¡¡¡Youtuber no, por Dios!!!

Consejos no tengo ni para mí pero siempre mantengo una máxima: nunca hay que dar nada por sabido porque la gente tiene mucho miedo a preguntar. Y para hablar en inglés, lo mejor es hacer la inmersión en casa. Parece que la mejor manera de aprender un idioma es con un embudo y la inmersión lingüística. Pero podemos hacerlo sin tener que coger la maleta y pasar unos meses comiendo arroz con salchichas en el extranjero. Puedes vivir en inglés rodeado de películas y series en versión original (vale que con subtítulos en español, no vamos a ponernos radicales); pero, sobre todo, tienes a tu disposición alucinantes youtubers y bloguers, genios “empantallados” que no paran de crear contenido pata negra para ayudar a los demás a aprender.

Y: Muchas gracias por tu tiempo, y desde aquí recomendar una vez más tu excelente bitácora. Que la fuerza te acompañe siempre.

P.E.: Avec plaisir Yentelman! May the force be with you 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website