Reservations (III): el hotel

Hotel

Bienvenidos a la tercera y última entrega acerca de cómo preparar un viaje al extranjero en un idioma que no es el nativo. Soy el Sr. Yentelman y este es el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. Hemos hablado del proceso de búsqueda e investigación en webs como TripAdvisor, hemos hablado de cómo encontrar y gestionar vuelos, y ahora nos toca el último paso (antes de coger la maleta y largarse, obviamente): reservar el hotel.

Una vez hayáis elegido un hotel adecuado a vuestras necesidades, reservar puede ir de lo más sencillo a lo más complicado, dependiendo de diversos factores: por un lado, tenemos que ver si la web del alojamiento elegido está sólo en inglés, o si también está traducida a otros idiomas; aunque habrá algunos hoteles que tengan una versión de sus webs en castellano (sobre todo los de las grandes cadenas), la mayoría se limitarán al idioma local de su región y al inglés.

Y el idioma local puede ser... complejo.

Y el idioma local puede ser… complejo.

Una vez visto esto, habrá que comprobar que el hotel en cuestión tenga la posibilidad de hacer reservas on line. Hoy en día la gran mayoría de hoteles tienen este servicio, pero todavía hay algunos alojamientos más familiares, pequeños o «diferentes» en cualquier sentido que no ofrecen esta posibilidad. Por ejemplo, y aunque cada vez más B&Bs (Bed and Breakfast) ofrecen un nivel de calidad comparable al de cualquier hotel de nivel de una cadena hotelera de renombre, con la ventaja de una mayor proximidad y cercanía en el trato, es bastante posible que esta característica limite las opciones de contacto a poco más que un número de teléfono y una dirección de correo electrónico. A lo sumo, un formulario de reservas.

Vamos a ver un ejemplo real sacado de la red. En la web del B&B galés Gelynis Farm House Bed and Breakfast, número 3 en TripAdvisor en la sección correspondiente a estos alojamientos, con una calificación de 4.5 estrellas sobre 5, se puede leer en la sección de «Reservas» que la única forma de hacerlo es escribiéndoles un e-mail o rellenando este formulario (hacer click sobre la foto para agrandar):

Hotel reserva

Se trata de un formulario estándar, con una serie de campos que no entrañan mucha dificultad (nombre y apellidos, dirección, teléfono, email…), más los datos relativos a la reserva (número de huéspedes, fechas…) y un campo adicional para especificar cualquier requisito especial que se nos ocurra.

Por una parte, rellenar uno de estos formularios es sencillo, pero por otra hay que entender muy bien qué nos piden en cada campo para no liarla parda… El mayor problema suele venir cuando tenemos que elegir el tipo de cama: Double? Twin? King Bed? Queen?

Sin duda, Queen.

Sin duda, Queen.

Por lo general, cada habitación tendrá una foto de la misma y podremos hacernos a la idea, pero hay alojamientos que optan por la misma foto «corporativa» para todas las habitaciones, y otros que directamente no incluyen una foto por habitación o no dicen qué cama corresponde a qué habitación.

Pero no os preocupéis, pequeños padawan, que aquí está el señor Yentelman para evitar que vuestro amigo íntimo os sople la nuca por culpa de una mala elección de habitáculo. Lo principal que tenéis que saber es que la habitación con dos camas, dos, que necesitaréis siempre que no viajéis con esposa, novia o follamiga es la Twin. Las demás (salvo la single, que es para los que viajan solos) son camas dobles con ciertas diferencias. Por ejemplo, la Double suele ser la más chiquitaja de las camas de matrimonio, con 135 cms de ancho como mucho. La King y la Queen varían en tamaño según el país al que vayáis, siendo la King por lo general más grande que la Queen.

Ande o no ande...

Ande o no ande…

En fin. Volviendo al tema del formulario, hay ocasiones en las que, o bien a causa de las necesidades especiales, o bien porque no os dan otra opción, resulta necesario escribir un texto o un email. Para ello recomiendo utilizar la estructura típica de una carta o e-mail formal. Esto implica iniciar el escrito con un Dear (que se traducirá por «estimado», no por «querido». No pensemos que estamos tomándonos demasiada confianza con el gerente del hotel), seguido del apellido o nombre del destinatario si se conoce, o de sir or madam si no sabemos el nombre de la persona a la que nos dirigimos. Según cuál de estas dos opciones elijamos, nuestra despedida variará. Pero no adelantemos acontecimientos.

A continuación, se iniciará el cuerpo del mensaje, en el que el cliente expondrá el motivo de su misiva (solicitar información, efectuar una reserva, todos los anteriores) y aportará los datos relevantes (fecha de llegada, número de noches, número de personas y habitaciones que solicita, tipo de cama de entre las mencionadas arriba, precio, etc.) a la vez que solicita confirmación de disponibilidad de acuerdo con sus peticiones. Se puede aprovechar aquí para, si vais a viajar en avión, preguntar si ofertan servicio de recogida en el hotel (like a sir, ya sabéis) e incluso, con algo de cara dura, preguntar por ofertas y descuentos.

Si no, siempre puedes recurrir a unas buenas lágrimas de cocodrilo...

Unas buenas lágrimas de cocodrilo ayudan en estos casos

La despedida será también formal. Para estos menesteres, a mí me gusta mucho la expresión I look forward to [hearing from you / staying at your hotel] (quedo a la espera de [tener noticias suyas / poder alojarme en su hotel]). Finalmente, el eterno Yours sincerely (si conoces el nombre del destinatario) o Yours faithfully (si no conoces el nombre del destinatario); ambas opciones se traducen en castellano como “Atentamente». En su defecto, podéis utilizar Kind regards, ligeramente menos formal (pero sólo ligeramente) y aplicable a cualquiera de las posibilidades. Eso sí, escribidla bien, por favor.

Si nos contestan y queremos enviar una nueva comunicación, ya no hará falta ser tan formales. Entiendo que muchos de vosotros pensaréis que soy un exagerado con tanto protocolo, pero qué queréis, estoy chapado a la antigua. Y como decían Faemino y Cansado, «se puede ser un criminal, un asesino o un terrorista, pero educao».

Y dicen que esto es fácil...

Y dicen que esto es fácil…

Y ya estaría la cosa hecha. La estructura mencionada arriba puede aplicarse a casi cualquier tipo de carta formal, business letter o cover letter, adpatando los requisitos específicos a cada una. En el enlace que os dejo abajo podéis encontrar un par de ejemplos de reservation letter, aunque en la red hay muchos modelos de distinto grado de dificultad:

http://careerride.com/view.aspx?id=11469

Con esto ya estáis preparados para organizar vuestros viajes sin que el inglés suponga un problema incluso antes de salir. O, por lo menos, para poder afrontar mi trabajo obligatorio de segundo con ciertas posibilidades de éxito…

Peace and love!

3 thoughts on “Reservations (III): el hotel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website