Inversión (II): Adverbios de lugar y dirección

Coco os explicará los adverbios de lugar

Bienvenidos a una nueva entrada de Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español. Tras la introducción al fenómeno de la inversión que publicamos la semana pasada, ha llegado la hora de meterse ya en los casos particulares que, como no podía ser de otro modo tratándose del inglés, son unos cuantos. Para empezar, vamos a ver cómo funciona la inversión cuando tenemos en la frase ciertos adverbios de lugar o de dirección.

Los adverbios de lugar y dirección, como ya deberíamos saber, suelen ir al final de la oración; sin embargo, se puede invertir su posición y colocarlos al principio de la frase a fin de enfatizar la idea del lugar donde se realiza la acción. De este modo, además, estamos destacando el objeto directo de dicha oración. Este tipo de inversión es habitual en informes descriptivos:

The police searched the suspect and found a knife in his pocket. (la policía registró al sospechoso y encontraron un cuchillo en su bolsillo). ⇒ The police searched the suspect; in his pocket they found a knife.

Si estamos utilizando el verbo to be e invertimos uno de estos adverbios de lugar, el sujeto irá después de dicho verbo to be:

There was a hobbit in a hole in the ground. (Había un hobbit en un agujero en el suelo). ⇒ In a hole in the ground (there) was a hobbit.

Ya es más grande que mi casa, de hecho...

Ya es más grande que mi casa, de hecho…

Con verbos intransitivos que hacen referencia a un lugar y/o movimiento como hang, live, sit, stand, come, go, fly, walk, lay… podemos también invertir el orden del sujeto para indicar dicha acción cuando utilizamos adverbios que expresan lugar o dirección, como pueden ser along, away, back, down, up, in, off, into… Es habitual utilizar esta estrategia en textos narrativos, a fin de dar colorido y variedad al texto a la hora de indicar un cambio en el devenir de los acontecimientos. Observemos una vez más la diferencia entre usar o no la inversión, y el efecto que ésta tiene en la expresividad de la frase:

Sin inversión: The door opened and Striker, Dr Drake Ramoray’s evil twin, came in. (La puerta se abrió y entró Striker, el gemelo malvado del doctor Drake Ramoray).

Con inversión: The door opened and in came Striker, Dr Drake Ramoray’s evil twin.

O… ¡Su madre! *¡¡Chanchanchaaaaan!!*

No digáis que no os ha venido a la cabeza una de esas músiquillas típicas de “sorpresa” de los culebrones al leer la última frase…

Este tipo de inversión no suele utilizarse si estos verbos van seguidos de un adverbio de modo, de un verbo transitivo o de otro verbo intransitivo.

Seguiremos con más casos de inversión la semana que viene. Hasta entonces, peace and love!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website