How to write: el texto narrativo

writing texto narrativo

Bienvenidos a una nueva entrada de Yentelman, el blog en el que aprenderéis inglés y, si os descuidáis, hasta español.

Hoy vamos a hablar acerca de cómo escribir textos narrativos, traduciendo y complementando la información que pudisteis ver en el recurso de Writing que os ofrecíamos en esta entrada. Las pautas para escribir un texto narrativo en condiciones pueden aplicarse no sólo al inglés, sino a cualquier otro idioma (y ya sabéis que somos el blog en el que, si os descuidáis, aprendéis español también. Que a la vista del último informe PISA, no le vendrá mal a más de uno), aunque obviamente tomaremos como supuesto un posible ejercicio de redacción en lengua inglesa.

Reacción del español medio ante las pruebas del informe PISA

Reacción del español medio ante las pruebas del informe PISA

En principio, una redacción de estilo narrativo mantendrá la estructura tradicional, aplicable a prácticamente a cualquier redacción o texto académico por defecto, de introducción, cuerpo y desenlace. La división habitual será pues de tres, cuatro o cinco párrafos (el cuerpo del texto puede dividirse en dos o incluso tres párrafos), dependiendo de la extensión de dicho texto. No obstante, cada texto es un mundo, y debemos prestar atención a una serie de características comunes y diferenciadoras de los textos de tipo narrativo, que los distinguirán de otro tipo de ensayos, textos o redacciones.

Cuando nos ponemos a escribir un texto narrativo, lo que estamos haciendo es, básicamente, contar una historia; y, como tal, el texto  narrativo se desarrolla desde un punto de vista definido, por lo general el del autor del texto, de tal manera que hay un sentimiento detrás, una personalidad, detalles sensoriales y específicos que hay que aportar para involucrar al lector en los elementos y secuencia de la historia. Si escribimos desde un punto de vista exterior, actuando como narradores de la acción que lleva a cabo una tercera persona, también hay que hacer lo posible para involucrar al lector; para ello siempre recomiendo a mis alumnos que se “posicionen” dentro del texto, que observen la escena en su mente como si la estuvieran viviendo ellos o, al menos, como si la tuvieran delante, como en una pantalla de cine.

Eso sí, procurad que no sea una peli de Chuck Norris.

Eso sí, procurad que no sea una peli de Chuck Norris. Por si acaso.

Es importante, de cara a crear esta “percepción sensorial”, que los verbos sean todo lo precisos y vívidos que se pueda. Como hemos dicho, dado que una narración se basa en experiencias personales, suele tomar la forma de una historia. Cuando el autor utiliza esta técnica, debe asegurarse de incluir las convenciones típicas de cualquier narración: introducción y desarrollo de la trama, personaje(s), entorno, clímax y final. Por lo general, el texto narrativo debería contener abundantes detalles elegidos cuidadosamente para explicar, apoyar o decorar la historia (la narración, al fin y al cabo) en cuestión. Todos estos detalles estarán relacionados con el tema principal que quiere tratar el autor, cuya elección será vital de cara al resultado final. En el caso de las redacciones, y en previsión de limitaciones temporales, se recomienda efectuar un rápido ejercicio de brainstorming o “tormenta de ideas”.

Los poderes mutantes son un plus añadido.

Desarrollar poderes mutantes es un plus añadido.

Una vez elegido este tema principal, el autor deberá tener en cuenta tres principios básicos, algunos de los cuales ya se han mencionado con anterioridad aquí:

  • Recuerda involucrar a los lectores en la historia. Es mucho más interesante recrear un incidente, hacer que los lectores se “metan” en la historia, que simplemente contarla de forma desapegada. Cuanto más a fondo se involucre el lector (y el propio autor) en la trama, mejores resultados se obtendrán.
  • Encuentra una generalización que quede apoyada por la historia. Esta es la única manera en la que la experiencia personal del autor adquirirá significado para el lector, y viene a reforzar la idea del punto anterior: aunque se esté hablando de un hecho particular y personal, hay que encontrar la manera de generalizarlo, de hacer ver que “podría pasarle a cualquiera”. Esta generalización no tiene por qué hacerse extensiva a toda la humanidad; puede hacer referencia al autor, a hombres, mujeres o niños de distintas edades y entornos, pero siempre intentando que el lector la sienta como suya.
  • Recuerda que, aunque el componente principal de un texto narrativo es la historia en sí misma, los detalles deben elegirse con sumo cuidado para apoyar, explicar, ampliar y mejorar dicha historia.
It's all in the details!

It’s all in the details!

Protocolos del texto narrativo:

A modo de resumen, vamos a citar las principales convenciones que hay que tener en cuenta a la hora de escribir un buen texto narrativo:

  • Los textos narrativos se escriben por lo general en primera persona (utilizando el pronombre I) o en tercera persona (he, she, it). Será fundamental mantener una buena concordancia a lo largo del texto. Para más información, puedes echar un ojo al uso de los pronombres aquí, aquí y aquí.
  • Los textos narrativos se basan en detalles concretos y sensoriales para transmitir significado. Estos detalles debe crear un efecto unificado y poderoso, una impresión dominante.
  • Los textos narrativos, como historias que son, deberán incluir: Una trama que incluya la presentación del escenario y los personajes; un clímax y un final o conclusión.
Y siempre hay sitio para una escena post-créditos.

Y siempre hay sitio para una buena escena post-créditos.

  • Los textos narrativos suelen ir en tiempo pasado (más info sobre como utilizar los pasados aquí, aquí y también aquí; de nuevo, la concordancia es fundamental), aunque pueden utilizarse otros según lo exija la historia y sus derroteros (por ejemplo, si estamos ante una narración como la que proponía en mi trabajo obligatorio de este año, la organización de un viaje de lujo, el alumno necesitará mezclar los pasados con presentes y futuros cuando explique lo que hará en destino, o cuando loe las excelencias y amenities del hotel de su elección). En cualquier caso, el alumno deberá intentar conferir a estos verbos cierta carga semántica para evitar repeticiones y ausencia de “garra” en la narración de la historia. Por ejemplo, es conveniente reducir al máximo el uso de verbos simples como el be o el do, y sustituirlos por sinónimos más cargados de significado. Aquí hago uno de mis disclaimers para decir que, si el alumno entiende que no tiene nivel o medios suficientes (puede ser que no se le permita el uso del diccionario, por ejemplo), es preferible ir a lo sencillo antes que cometer muchos errores tratando de “impresionar”.

Y con estos consejos ya estáis listos para lanzaros a la aventura de escribir. Quién sabe, quizás os convirtáis en el próximo Stephen King o Ken Follett… yo me conformaría con que aprobárais la redacción del examen.

5 thoughts on “How to write: el texto narrativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website